Formas de leer el arte

Por: Daniela Rivera Marín


Los libros son un objeto cultural indispensable para vivir. Un respiro y una salida al mundo terrenal para escabullirse en otros mundos y hacerlos partícipes de los propios; la literatura es así un arte primordial para conocernos, reflejarnos en personajes, situaciones cotidianas y viajar a través de las letras por terrenos que se vuelven conocidos. A lo largo de mi vida lectora predomina mi elección por las novelas, las biografías, en su mayoría, historias de mujeres; sin embargo de un tiempo para acá me he dedicado a la exploración de materiales que impliquen una “lectura diferente”, libros que tengan un valor añadido con el hecho de tener un trabajo artesanal detrás una exploración por otros campos y que se vinculen con diversas disciplinas al grado de nutrirlos y hacerlos piezas únicas. 

Los encargados de éstos nuevos libros son las editoriales independientes, las que cuidan detalles significativos para ofrecer una línea de objetos que además de aportar conocimiento, se centran en contenidos críticos y emergentes que se vinculan con el diseño, materiales artesanales, la risografía y revolucionen la idea de “lo que es leer”. Así, elegí un libro increíble de Alias Editorial, un proyecto que publica textos que considera referencias valiosas del arte contemporáneo [Sí, arte contemporáneo en libros], creaciones que no han sido traducidas, impresas y difundidas en habla hispana; o bien, cuyas ediciones anteriores están descontinuadas o nunca han sido distribuidas en México.

Y justo por su aspecto, diseño y título original, “Una página de chistes” por Ad Reinhardt tenía que estar en mi biblioteca personal. Ignoraba su contenido pero intuía un misterio enriquecedor. Láminas y láminas y una pequeña publicación salieron de él: “Los cómics de arte y las sátiras de Ad Reinhardt”, un pintor y escritor, pionero del arte conceptual y del minimalismo, comúnmente considerado como neodadaista y por ello capturó mucho más mi atención su publicación; quizá poco le faltó para ser de puño y letra, la publicación es una serie de cómics conformada por 30 láminas en formato de cartel, y los cuales fueron publicados originalmente por entregas en P.M., tabloide neoyorquino antifascista y anticomunista, después en las páginas de la revista Transformation y, finalmente, en Art News.

* “Una página de chistes” es un juego de palabras cuyo sentido y sonoridad desafían una traducción literal […] significados de doble o triple sentido, en una especie de lenguaje de culto mezclado con el coloquial”


La figura de Reinhardt, espontáneamente política y colindante con otras disciplinas como la literatura, fue paradigmática en el medio artístico que le rodeaba; su tono mordaz y cargado de ironía señaló con agudeza las debilidades de las posturas artísticas de sus colegas; lo cual le valió el respeto y la enemistad de muchos. Su época más fuerte se remonta a las décadas que conformaron los años cuarenta y cincuenta donde “era un alivio hablar de arte, filosofía, literatura y del ambiente artístico; hablar sobre lo que otras personas habían dicho poco antes sobre arte, filosofía y literatura y comentar en qué fiestas y con quién lo habían comentado”, por lo que la relación y experiencias que plasma Reinhardt corresponde y se simplifica en la que vivimos actualmente y que cambia el paradigma y los modos de ver y leer.

* “La traducción no puede ser literal, pero sí puede seguir el feeling de Reinhardt, su intención, para que sus páginas de chistes lleguen a un público y a una escena donde el arma que él pinta, muy bien podría ser el nuestro”

Leer a Reinhardt me sorprendió por completo, ya que además de ser un artista novedoso e innovador de su época, era alguien que nunca se apega a los conocedores de arte establecidos y que siempre intentó sobrellevar a los medios clásicos como una nueva forma de transmisión de información del arte, como el envío de postales, el uso de la imagen para explicar “banalidades” y convertirlas en juegos de palabras y alusiones haciendo que el impresionismo y el cubismo fueran repensados y revaluados de forma constante; cualquiera podría pensar que estamos hablando de la época actual, sin embargo es un interesante y emocionante contenido que se remonta entre 1948 y 1952.

* “Las sátiras de arte y del mundo del arte de Ad Reinhardt (el solía llamarlas “cómics” y a menudo utilizaba convenciones de historieta, como episodios enmarcados y diálogos en “globos”) son una especie de preciosos receptáculos del carácter del Nueva York de 1946 a 1961”

La publicación, además de tener un diseño coherente con su contenido, provee de láminas que definitivo no se quedarán en él, sino que son dignas de ser puestas, exhibidas y colocadas para la difusión de la obra de Reinhardt que propicien la desmitificación de que una lámina “no es leer” y así hacerla asequible al público relacionado con el arte y a lectores en general. 


* Dos láminas que integran “Una página de chistes” colocadas en el área de lectura de Casa Nueve: “Arte de la vida del arte” y “Cómo ver las cosas”

 

 

Es comunicóloga. Lectora aguerrida. Apasionada de la literatura y las industrias culturales como un quehacer elemental e impresionada con su propagación en la sociedad. Fanática irremediable de Nirvana y discípula de Rosario Castellanos, Elena Poniatowska y Anaïs Nin. Entre mi equipaje hay una licenciatura en Ciencias de la Comunicación, estudios en Industrias Culturales y Movimientos Estéticos Contemporáneos, un diplomado en producción de cine y video y otro más en Salas de Lectura. Actualmente gestiona proyectos de difusión cultural.

CASANUEVE

Casa Nueve, 1205 Calle 2 Norte, San Andrés Cholula, Pue., 72810, Mexico