De encuentros fortuitos y música entre amigos.

Por: David Montiel

Qué delicia escuchar una buena canción, una buena base rítmica que logre mezclarse con arreglos y frases que estaban destinados para ser.

Ver nacer la música es un proceso mágico, a veces muy cansado y estresante, pero es un momento único en el que estando del otro lado del cristal, puedes ver cómo es que la gente logra comunicarse a través de las manos, de señas y miradas. Cómo es que en ocasiones se convierte a los instrumentos en los portadores de un mensaje, porque sí, hay veces que las palabras salen sobrando y es mejor callar.

Hace tiempo hicimos un experimento con amigos por el gusto de compartir lo que hacemos y de formar un círculo en constante expansión en el que los protagonistas son personas que le ponen sabor a los días, gente que sonoriza el lugar en el que, por lo menos por cierto tiempo, vivimos. 

Jor-dú es un trío de jazz distinto a los que habíamos visto. Para empezar, son más jóvenes de lo que uno pensaría cuando se habla de un “Jazz trío”; todos rondan los 20 años (poco más, poco menos) y son extremadamente buenos en sus instrumentos y en sus composiciones. Logran condensar el dinamismo y sutileza los géneros que anuncian en su Facebook; Funk, Bebop, Swing y Jazz contemporáneo y demostrar que no, el jazz no es música para viejitos ni exclusivamente para conocedores.  

La sesión que grabamos con ellos fue una grata sorpresa. No hubo que repetir tomas, no hubo titubeos entre qué grabar y qué no y a pesar de que al principio el nervio era evidente, en menos de un minuto Emiliano, Edgar y Steven hacían lo que mejor saben.

Ox, Gozo Divino y Planicies son las canciones que nos hicieron mover la cabeza y disfrutar de 25 minutos en los que la cabina de grabación se llenó de acordes, remates y bajeos que sin más, nos hicieron sentir bien.
Los invitamos a estar al pendiente de esta gran banda y de muchas otras más que han pasado por las instalaciones de Audiofilia Estudio.

↑ ESCUCHA: Sonorizando la ciudad: Jor-Dú Jazz Trio. 

 

Dave, así como se escribe. Programo música en mis días libres y en mis días ocupados también. Asombrado por los cielos y los caminos, guitarrero de corazón y también de vocación. Creador de historias secretas.

 

CASANUEVE

Casa Nueve, 1205 Calle 2 Norte, San Andrés Cholula, Pue., 72810, Mexico